miércoles, 4 de mayo de 2011

El paraíso


Dice Borges que los únicos paraísos

son los paraísos perdidos.

Y ha de tener razón

así que le hago caso.

Retomo el sendero de los días

y recupero el reino mío:

son carnívoras sus flores,

sus fieras son invencibles

como si estuvieran muertas.


A mí siempre me gustó sabotearme,

siempre cortarme las alas.

En todas las batallas tiene que haber suicidas.

5 comentarios:

Taun We dijo...

Esta hermoso :)

Maria dijo...

Un final inesperado, una revelacion personal fuerte, una certeza casi una creencia..Segun como se mire, uno a veces atenta contra sus propias alas cortandose libertades. Un abrazo.

Alexandro dijo...

Así es, María. Somos, a veces, nuestro peor enemigo.

Carmen Troncoso dijo...

Intenso tu poema, es muy hermoso, un abrazo calido Alexandro,

RocioSlimRapper dijo...

También creo que Borges tiene razón, me gusto mucho tu poema!