domingo, 21 de junio de 2009

Libertad e Internet


Es ya conocido que en Irán hubo elecciones presidenciales. El actual presidente, Mahmud Ahmadineyad, quien posee un peculiar talento para insultar a los Estados Unidos, Israel, etc, se ha reelegido y muchos, principalmente jóvenes (más de la mitad de la población en Irán tiene menos de 30 años) consideran que se ha llevado a cabo un fraude de importantes dimensiones. El mismo gobierno iraní acaba de reconocer que, en efecto, existen indicios de irregularidades que podrían haber afectado de manera importante el resultado final. Yo no soy un experto en el tema de Irán, sin embargo podría meter las manos al fuego (bueno, exageré, cierto, pero se entiende lo que quiero decir) asegurando que, en efecto, fraude hubo, dado el talante dictatorial, antidemocrático y todas las demás cosas malas que se les ocurra de Ahmadineyad. Ha habido muchas protestas y han muerto un numero incierto de protestantes (de los que protestan, no de los que van de casa en casa predicando).
El caso de la entrada es este: como los periodistas, nacionales e internacionales, han tenido grandes dificultades al momento de informarle al mundo lo que pasa en esa convulsa nación musulmana, los mismos ciudadanos han iniciado una carrera de periodistas independientes utilizando medios como el Twitter (cosa desconocida en absoluto para mí, pero que me dicen que son “miniblogs” en donde los textos tienen un máximo de 140 caracteres), Facebook, blogs de distintas plataformas, etc. Es decir, el Internet se ha convertido en el único medio independiente en esa región del mundo. Es la manera más eficiente de sacar la información de Irán y darla a conocer a quien quiera conocerla.
No es el único caso en donde Internet se convierte en un refugio para la libertad de expresión: se puede ver prácticamente en todo el mundo. Casos como el de Cuba o el de China son fáciles a la memoria. A fin de cuentas, Internet es información, la misma que es extremadamente difícil de controlar o de censurar. Un caso me llama la atención: hace algunos meses, el Gobierno de la muy poderosa y enriquecedora China obligó a Google a censurar, solo en territorio chino, ciertas páginas (principalmente periodísticas, blogs, etc) en donde se critica al Gobierno. Google cedió.
Creo que Internet puede servir como un espacio de total libertad de expresión, siempre y cuando aquellos que, de algún modo, dominan en el territorio de Internet no se vendan a los poderes económicos, como en el caso de Google. Mientras tanto, en Irán sigue, y al parecer seguirá siendo, el único medio de preservar algo de luz en esa nación que, poco a poco, se está llenando de sombras.

4 comentarios:

Orizschna dijo...

Muy cierto. Estoy de acuerdo contigo.
El internet trajo libertad de expresión. y esa no debe ser cuestionada ni coartada bajo ninguna circunstancia
Saludos!.

Nina dijo...

:( la censura me provoca ansiedad, es vivir realidades alternas, a veces me pregunto cómo sería si los medios de comunicación fueran eficientes ******* Ayer en una película un wey se preguntaba si corregir sus escritos, ya sabes quitar, poner párrafos, intentar la perfección, también será un tipo de censura :S eso está confusísimo. Tú qué crees?

Alexandro dijo...

Orizchna: ojalá así fuera y los medios de comunicación respetaran el individualismo de sus integrantes, como reporteros, columnistas, locutores, etc, sin darles linea. Muchas veces pues de plano no es así.

Por lo menos, Nina, esa sería una censura voluntaria, autoimpuesta como una purga o algo así. La mala es la que nos imponen, la que viene de fuera, pues.

Saludos ¡¡¡

Alexandro dijo...

me faltó la "s" en Orizschna, Orizschna.