miércoles, 5 de enero de 2011

Década

Han pasado tantas cosas y al mismo tiempo tan pocas desde aquél 2 de Julio en que el PAN, abanderado por Vicente Fox, ganó las elecciones presidenciales, después de más de setenta años con el PRI. Para todos, ese hecho significó algo y todos tuvimos una opinión, aunque dicha opinión variara muchísimo de naturaleza y de principios. Yo tenía entonces solamente 13 años, sin embargo recuerdo muy bien las calles céntricas de la ciudad de Cuauhtémoc abarrotadas de gente que, a pie o en carros, ondeaban, emocionados, la bandera albiazul del Partido. El característico bocinazo panista por todas partes y, por las banquetas e incluso a media calle, grupos de personas celebrando la victoria que sentían muy propia, muy personal. Y lo recuerdo porque yo era uno de ellos: si bien tenía trece años, siempre me ha apasionado el tema político y mi familia participó, de manera activa, en el Partido Acción Nacional durante los años ochenta, al lado de Francisco Barrio y Luis H. Álvarez, y aún durante los años noventa, con la candidatura, por ejemplo, de Cevallos a la Presidencia. Si retrocedo aún más, puedo recordarme en acaloradas elecciones internas, en donde, de manera espontánea, surgían de entre el público ruidosas porras y vivas a cada uno de los precandidatos, de tal modo que no solo era una competencia entre dichos sujetos sino también entre las distintas porras, que se esmeraban por gritar y aplaudir más fuerte que los oponentes, con lo cual el estadio o gimnasio en cuestión parecía estar a punto de venirse abajo; me recuerdo en mítines de innumerables candidatos a innumerables puestos públicos: lejanamente me acuerdo de Barrio, de modo más cercano y nítido de Cevallos, hablando, con su característico tono y energía, en un discurso que fue interrumpido por la lluvia. Con estos antecedentes, no les será difícil imaginarme, de trece años, con una bandera que me cansaba el brazo y rodeado de una multitud, afuera de la sede del PAN en Cuauhtémoc, mirando atentamente la pantalla de tela en donde se proyectaba la imagen en vivo del entonces Presidente Zedillo, aceptando la victoria de la oposición y la derrota del, años atrás, invencible PRI.

Han pasado tantas cosas y al mismo tiempo tan pocas desde aquél 2 de Julio del 2000. Se han perdido algunas palabras, se dejaron a un lado o bien quedaron amontonadas entre las banderas y los cartelones, ya inservibles después de la victoria. La clave estaba en el Gobierno de Fox: Fox tenía en sus manos la palabra más importante de la transición mexicana, que no escuchó con la atención que se requería, que no valoró y sopesó en el momento crítico: la palabra “cambio”.

No se me malentienda: considero que Vicente Fox fue uno de los mejores Presidentes que ha tenido este país y estoy seguro que el más honesto. Su llegada a la silla presidencial fue un hecho histórico y positivo, no solo a nivel nacional sino internacional. Pero el problema es que Vicente Fox no debió haber hecho un buen gobierno, como lo hizo, sino un gobierno histórico. Lo histórico fue su llegada, el sacar al PRI de Los Pinos, el llevar a la oposición (o a parte de ella) a la victoria tan esperada, pero no su gobierno, no su administración. Fox perdió su oportunidad histórica, y con él el PAN. Había que actualizar, y en muchos casos demoler por completo, muchísimas estructuras anacrónicas que todavía hoy, luego de diez años, siguen en pie. Había tantos tabúes, tantos paradigmas que confrontar. La llegada de Fox a la Presidencia fue una oportunidad histórica que, sencillamente, se desperdició. El momento era propicio, no el personaje.

4 comentarios:

El Indio Cacama dijo...

Lázaro Cárdenas pudo desembarazarse del Maximato porque previamente aglutinó alrededor de él un gran capital político merced a los sectores populares favorecidos con su gobierno. Fox tuvo el capital político necesario para desmantelar la maquinaria corporativa priista pero no confió en el apoyo de la gente y tuvo miedo de que el priismo le armara un desmadre en el país, por eso mejor dejó las cosas como estaban, se fue de candidato seis años más y se hizo ojitos con el corporativismo priista, un ejemplo: Elba Ester Gordillo.

Anónimo dijo...

estoy de acuerdo contigo en q las expectativas con fox fueron muchas, y como no , en un pais con tantas deficiencias, tantos tabues, y tanta ignorancia, era de esperarse q el pueblo penso q con solo darle el triunfo a fox , mexico entero se convertiria en un paraiso para vivir, como por arte de magia todos nuestros problemas se solucionarian y seriamos felices y prosperos en adelante.
Esto es obio q no podia ser , y lo dejamos en muchos aspectos solo , fox contra los malos ,alla el q los acabe y los expulse del paraiso, y no era asi, no solo era llevarlo al poder , sino seguirlo apoyando contra lo q venia , una guerra sucia por parte de muchos sectores de poder y economicos q se habian visto afectados en sus grandes y poderosos intereses y q obiamente no ivan a dejar a fox gobernar y hacer esos cambios q eran urgentes,.
El de fox fue un camino lleno de espinas y estorbos a mas no poder y aun asi hizo cambios q hoy en dia son tangibles entre ellos la gran libertad de expresion q existe en este pais, el derecho a la informacion sobre lo q hace el gobierno con los dineros del pueblo (impuestos) q hoy con solo entrar a internet cualquiera puede obtener informacion q antes era totalmente vedada para la ciudadania, y seria largo enumerar mas de los logros q se dieron con fox a pesar de la inuti y absurda oposicion en q se convirtio el pri y sus partidos satelites , y a pesar de la apatia y conformismo q hemos representado el resto de los ciudadanos q no supimos apoyar a un gobierno q quiza no era la pancea para este pais , pero era lo mejor q teniamos sin duda alguna.
No nos engañemos Fox hizo su chamba , hizo lo q a el le tocaba y hasta donde su capacidad le permitio , como en fin simple mortal q es.
la pregunta es ¿ y donde estubimos los demas , ciudadanos , partidos politicos, organizaciones sociales , universidades, estudiantes camaras empresariales etc etc
Sin duda el triunfo de Fox y el pan en el 2000 sera historico , porque hicimos todos como pueblo lo quedebiamos hacer , y en todo caso la pregunta finalmente seria
¿porque no hicimos la tarea completa, porque nos sentamos cruzados de brazos a ver q pasaba ??....

Alexandro dijo...

Creo que Indio Cacama tiene razón en un punto: Fox, pareciera, fue demasiado cauto. Aunque pudo haberlo hecho, no se atrevió, ya en el Gobierno, a tocar, de modo decidido, ciertas estructuras o intereses, como, por ejemplo, los sindicatos corruptos e ineficientes, ciertos grupos criminales, Iglesia, etcétera.

Pero, hay un punto que comparto con Anónimo, también, y que tiene que ver con la opinión de Indio. Si bien es cierto que Lázaro Cárdenas logró deshacerse de Plutarco Elías Calles y de ese modo eliminó el Maximato, el tamaño de la empresa no se asemeja a la del año 2000: mientras que Cárdenas tenía que eliminar (por decirlo de algún modo) a un hombre, a Calles, Fox tenía que eliminar, o combatir, a todo un sistema que, durante más de setenta años, se afinó cada vez más. Para ello, se necesitaba un trabajo a nivel nacional.

Saludos a ambos.

IbarraMM205 dijo...

que ondas usuarios tengo una duda , vicente fox tenia buen capital politico , por que no le saco fruto?